Menu

Casada con un Homebrew

5 enero, 2017 - Sin categoría
Casada con un Homebrew

por Diana Davis. Ilustración por Mike Moran

Algunas personas piensan que estoy loca. Me casé con un cervecero casero. El único hombre del mundo que podría haberme poseído para corretear alegremente por el pasillo y estar en sus amorosos brazos para siempre,  ese hombre, tiene la extraña manía de reducir seriamente mi espacio personal en el armario y ha contribuido a lo que algunos de mis amigos me digan que tengo un  “¿aroma francés de alta costura?”

No es como si yo no supiese lo que me esperaba. En primer lugar, vivimos juntos desde hace 10 años, un hecho que ya es considerado como una locura en algunas mentes. Yo estaba allí, en su cumpleaños, cuando fue iniciado bienintencionadamente en la afición homebrewing por un amigo de la familia. Mis ojos se abrieron con alegría mientras desenvolvía el enorme paquete misterioso para revelar un conjunto de cubos blancos, mangueras y cosas variadas de las cuales sigo sin tener idea de cuál es su función. En el buen sentido,  he de decir que no fue un partido justo ya que la fermentación entró con furia durante todo el año en nuestras vidas y te diré que  el olor nunca se va totalmente. Uff, es realmente complicado explicárselo a la gente que me encuentro en las fiestas. Es más fácil dejar que ellos sigan con la creencia de que estoy borracha o dedicada a los perfumes franceses.

casadaconhomebrewer

Recuerdo muy bien su primera elaboración. Le puso piña. Supongo que todos aprendemos buenas lecciones de la manera difícil. Era una cerveza interesante, y dije “interesante” con el mismo espíritu de alguien quien no puede pensar en nada bueno que decir. ¡Gracias a Dios que nunca lo hizo de nuevo!

La receta de piña salió por la ventana, pero el entusiasmo no lo hizo. ¡Ja! El entusiasmo no pudo llegar a la ventana! Tendría que pasar por encima de bombonas, enfriadores, fermentadores, fermentadores secundarios, cucharas, espumaderas, chapadoras, un sinfín de cajas de botellas de color marrón, bolsas de tapas, barriles, tanques de CO2, mangueras, tuberías, accesorios, equipos de desinfección, enormes ollas y tubos de expulsión. Cómo podemos tener cuatro cervezas, una Ale, sidra y aguamiel fermentando en medio de mis zapatos, vestidos, blusas y pantalones ¿cuándo llegó todo el equipo aquí?

Los contratiempos y sacrificios han sido muchos, pero al menos han sido variados y entretenidos. Estoy orgullosa de decir sólo ha explotado una botella. Y realmente nunca me gustó esa camisa con estampado de leopardo que mamá me dio para mi cumpleaños. Sin embargo echaré de menos la bata. Tenemos suerte de que el suelo de mi cocina sea un modelo marrón moteado, sobre todo cuando empezó, y realmente, el perro es raro cuando no se queda pegado. Mi  cocina hace años que dejó de ser blanca. Nuestra asistenta sólo se ríe. Yo he aprendido a dejar de preguntar sobre las misteriosas manchas en la alfombra y alrededor del armario, y después de una media hora de paciente explicación, también lo ha hecho ella.

En serio, ¿quién necesita un baño apresurado en tiempos modernos? Como tengo tiempo de sobra, ese tiempo lo utilizo para relajarme con un baño burbujeante en un  perfumado, burbujeante y suave agua. Incluso si no lo uso, estoy orgullosa de decir que es la bañera más higiénica en el edificio, a pesar de que flotan botellas marrones y colección de cristalería con aspecto del Dr. Frankenstein.  Mi baño de visitas se ha llenado con barriles y se  almacenan de equipos durante largo tiempo, apenas parpadeo y  llega de un nuevo cilindro de metal. Además, ¿quién más puede disfrutar de una copa de la mejor cerveza en estos tiempos delicados? Es mejor que esos aburridos libros del tío John. El espacio del armario está sobreestimado  también. Igual que el espacio del suelo. ¿Quién necesita espacio en el interior? Para eso está el exterior,  ¿verdad?

Lo admito, soy culpable de echar más leña al fuego. Mira, él es más fácil de lo que muchos chicos a la hora de comprarle cosas. Me paseo  por las tiendas de ofertas con la remota posibilidad de que él esté allí y así puedo mirar todo lo que quiero durante media hora o así, y comprarle alguna cosa con el nombre que ha mencionado en algún momento del año. Yo no sé lo que hace realmente un refractómetro,  pero fue bien recibido. El enfriador de mosto fue difícil para envolver, esa tubería de cobre enrollada como una cobra ha servido para que el fregadero de mi cocina esté siempre vacío y que el hielo esté siempre disponible en el congelador. Lo del beer gun no fue tan divertido pero parece que le gustó. Sí, orquesté una reunión para conseguir fondos para sus primeros kegerators, y sí, me fui a comprar una barra para ponerlos. Yo odiaba la mesa de la cocina y desayunar en un bar tiene un puntito de aventura y vivir la vida “al límite”.

He de decir que he conocido a mucha gente muy divertida a través de su club. No sé por qué todos tienen barbas de chivo, a excepción de la mayoría de las mujeres, pero realmente saben cómo pasar un rato. Son algunas de las personas más alegres y amables que conozco, incluso antes de la cuarta birra.

Por supuesto, siempre estamos invitados a fiestas con nuestros amigos no cerveceros. En cada visita, nos esperan con entusiasmo y somos bienvenidos por nuestros anfitriones, que se apresuran con los brazos abiertos a abrirnos la puerta y a liberarnos de nuestras pesadas bolsas que tintinean al llenar la barra. Estoy bromeando pero estoy segura de que estamos  bien valorados como personas y no solo por nuestro interminable suministro de sabrosa cerveza gratis. ¡O parcialmente segura!

Nunca podría decir que vivo una vida aburrida y previsible. ¿Quién sabe lo que voy a encontrar la próxima vez que llegue a casa del trabajo? Es emocionante, ver esas enormes ollas  calentándose al lado de la estufa, nunca estoy segura de qué cerveza va a elaborar exactamente o si voy a pasar la noche limpiando el mosto derramado sobre la estufa, el suelo, los mostradores o el techo. Es una emoción continua adivinar cuál es sonido y el olor que emana de lo más profundo de mi vestidor.

¿Cuántas chicas pueden decir que su padre está encantado con su yerno? Nunca he visto una sonrisa tan amplia a mi padre como el día que me encontró fuera con las cervezas. ¡Todos sus amigos sienten celos ya que sus yernos son todos aburridos en comparación!  Programadores, ingenieros y cirujanos. No saben nada de lúpulos en sus mundos de tecnología, ingeniería, medicina o ¿derecho Penal? Esos hombres que regalan ordenadores en Navidad, jerseys en  los cumpleaños y asociarse al club de golf para el Día del Padre. Mi padre nos sorprende con una gran sonrisa cuando destapa las chapas de unas botellas de cerveza bien madura en su cumpleaños  y hace saber a todos sus amigos lo que se pierden.

“Cuéntame otra vez sobre hobby del  marido de su hija, Fred. ¿Tenía algo que ver con sellos? Espera, permítanme volver a rellenar tu vaso. ¡Oh, no te preocupes, no es molestia, me enviaron una caja entera! ¡Un montón más viene de camino! “

Practicó su cerveza tostada durante un año y prácticamente correteó conmigo por el pasillo el bendito día que le salió bien.

Hablando de todo un poco, gracias al club de homebrew, mi factura es un cero graaaande y gooooordo. No tengo nada de nada.

Sí, ya sé que estoy loca 😉